4.1.08

Dejé atrás uno de los mejores años de mi vida, y es por eso quizás que no sentí tanto el cambio. Y el 2008 va a ser aun mejor, ya que entre los planes están la gran mudanza y, quizás, la recibida (si es que me pongo las pilas alguna vez para rendir los finales). Y no pienso dejar que el hecho de haberme levantado el primer día del año con un ojo pegado, síntoma de la conjuntivitis que estaba chocha por no haberme contagiado de Martín las semanas pasadas, me tire para abajo. Gotitas y a aguantarse la molestia.
Un poco tarde, pero los balances nunca vienen mal, así que vamos a mirar un poco al 2007:
Laburo: En Septiembre cambié de trabajo, y fue lo mejor que hice en mucho tiempo. Por fin fui capaz de tomar la decisión de renunciar a la librería y de buscar algo en lo que realmente me dieran plata a cambio de mi trabajo (que es la idea de trabajar, según tengo entendido). Después de estar 7 años en un lugar que tendría que haber dejado hace por lo menos 3, descubrí que no sólo ahí se puede encontrar un lindo ambiente laboral, linda gente y jefes con buena onda. Aparte, me probé que sí me puedo bancar jornadas laborales de 9 hs (o más), y “laburo de oficina”.
Estudio: Bueno… al parecer todo bien con tener un laburo de 9 hs, pero no con ponerme a estudiar cuando vuelvo a casa. El estudio este segundo cuatrimestre al menos quedó totalmente relegado a un último puesto en mi cabeza. Algo bueno es que me eligieron como adscripta en una materia que me gustó del primer cuatrimestre, por lo que el año que viene (además de estar más ocupada que nunca), voy a estar un poco del otro lado del asunto.
Música: Al igual que en el 2006, Lisandro Aristimuño fue amo y señor de mis oídos. Durante el 2007 lo vi en vivo alrededor de 10 veces, creo, y cada una fue una felicidad extrema. No tuve muchos artistas agregados a mi winamp que me cautivaran demasiado, salvo, claro, Regina Spektor, que la amé. Y Mika, obvio. Algo para destacar es que sigo sobreviviendo sin un reproductor de mp3.
Libros: Creo que leí menos que nunca. Si fueron 10 libros, es mucho. Cada vez siento menos culpa al dejar libros por la mitad (soy una ferviente defensora de los 10 derechos del lector de Alberto Manguel!). Pero sigo sintiendo culpa al leer libros por placer cuando tengo cosas para estudiar (aunque igualmente no estudio, por lo que tendría que superar esto).
Internet: sigo adicta, aunque me últimamente me divierte un poco menos. El blog, como verán, menos que menos. Por ahí cerrando esta etapa y abriendo alguna otra cosa me entusiasmo más, ya se verá.
Familia: Pfffff.
Amor: Sigo sin poder creer que, de todas las personas del mundo, Martín elija amar a una sola y que sea yo. Y viceversa (posta, uno esas cosas las da por sentado, como si fuera tan probable!). Me encanta adorarlo y quererlo y que sea él y ningún otro el que me obligue a mirarlo así. Luego de un gran estudio de mercado (tengo noviecitos desde los 3 años), he llegado a la conclusión de que Martín fue hecho a medida para mí, y me propongo cuidar esta relación para que siga haciéndonos tan felices como hasta ahora. Estos 25 meses fueron hermosos, no hay nadie con quien me ría más o la pase mejor, y sé que es mutuo, lo que me llena el alma. Y estoy lagrimeando como cada vez que, de la nada, me pongo a pensar en él. Qué boluda.

En fin: el 2007 estuvo bueno. Ojalá el 2008 sea mejor.

7 comentarios:

ro. dijo...

qué lindo esto último que escribís.

Romi dijo...

Wow, nena, me copa cuando hablás de Martín, es tan lindo lo que decís =)
Feliz año, y que sea mejor que el anterior para todos =)

guada dijo...

gracias, tiernos!!

Maro dijo...

Ojala que en tu nueva etapa internáutica entre yo, porque me tenés mas que abandonadisima.

Yo extraño cuando trabajabas en la libreria ;)

Maro dijo...

uh bueno ya sabes q fui yo. leopolda.blogspot.com

Anónimo dijo...

Me colgue con esa parte Guada hace 14 años que laburo en el mismo lugar y recien ahora me entusiasme hacia un cambio, es complicado no?

Marcelo-btarg

guada dijo...

es complicado tomar el impulso, después se pone bueno! :)