21.2.07

hay días, como este, en los que martín está de guardia y labura desde las 5.30 am de hoy hasta quien sabe qué hora de mañana (ponele las 8 de la noche). y me mato por mandar kilos de amor a través de un mensajito pedorro del celular. y obviamente jamás me sale. y me esmero en innovar en la pregunta "cómo estás", aunque lo que me interese sea simplemente (y realmente) saber cómo está. y obviamente me salen cosas muy pedorras, al estilo de "como anda el médico más sexy". pero después pienso que cualquier cosa que venga de mí va a ser lindo para él, ya que es así como tomo yo las cosas suyas. y sonrío, y está todo bien.

8 comentarios:

Romi dijo...

Ay, nena, qué lindo =)

Besos!

Leandro dijo...

nice! :)

Br1 dijo...

"como anda mi marrano con bisturí?"...eso podría andar tambien no? : P

Payton Glass dijo...

¡Ja! Lo peor del caso es que te entiendo, así me acababa yo el crédito del celular. Ahora, el señor está haciendo su servicio social en un pueblito a dos horas aprox de donde vivo. Hubiera sido feliz por creer que lo que nos separaba era la distancia y no un dejo común. Pero es bonito saber lo mucho que se preocupa alguien por uno, suerte con todo ;P.

***CaRo*** dijo...

I want that...

ro. dijo...

rata, llamalo!!!

martin dijo...

je, ese mensajito en particular me causó gracia :P
pero asi es, cualquier mensaje que viene de vos me encanta.

MelinaNushka dijo...

A mí me pasa exactamente lo mismo!!! Cuando llega el momento de aplicar el romanticismo por mensaje de texto hay algo que no me camina...

Por suerte la vida real lo compensa.