1.4.06

extraño mi reloj, mi agenda, mi despertador, mi lucecita en la oscuridad, mi mensajero de texto.
y sí, porque para lo que menos usaba al bendito teléfono era para hablar.

(perdonen la monotematicidad. de esta semana que viene no pasa la compra del nuevo!)

2 comentarios:

Maguila dijo...

Y si Guada, los celulares se han vuelto imprescindibles como los calefones y los televisores, hay que aplaudirlos a sus inventores, lograron crear en el ser humano una necesidad que antes no existía. Comprate un Phantox, estan de oferta y son mejores que los Nokia.
Besos

Payton Glass dijo...

Ni modo, o lo buscas o te compras otro. Supongo que el periodo de desintoxicación ha de ser severo...