26.8.06

anoche vi a lisandro aristimuño en vivo. y fui tan feliz.

sabía que me iba a gustar, pero no sé cuan preparada estaba para la catarata de sensaciones hermosas que me produjo ese ambiente, esos sonidos, ese ecosistema musical del que formé parte por casi 2 horas. no me va a salir describirlo, pero no puedo evitar tratar de hacerlo.

fui con martín, que no había escuchado más de 1 o 2 canciones, y florentín, viejo seguidor de lisandro. yo los discos me los bajé hace cuanto? 1 mes, como mucho? (1 mes y medio, por lo que veo.) desde anoche tengo los 2: uno me lo compré yo, y el otro me lo regaló mi hermoso novio. (en un episodio muy gracioso y lindo en el que nos peleamos por pagar el primero, y como "gané" yo, él se quedó un ratito más y me compró el otro).

Lisandro en Badía 06no. no me sale. por más que, como les decía a los chicos a la salida, este tipo de cosas me genera una necesidad de expresar mi aprecio, mi gratitud (realmente siento una profunda gratitud por lisandro y su banda por ese rato divino), y todo lo que me produjo, no me sale y no me sale. quería (necesitaba) llorar, y no me salió, tampoco. por lo que todavía tengo todo adentro.

lo que, bueno, tampoco es tan malo. que me siga acompañando, nomás.

déjenme darles un consejo: al próximo vayan.

7 comentarios:

guada dijo...

...y para entrar a la trastienda, donde hay que ser mayor de 18 años, me pidieron el documento. hace sólo 6 años que cumplí los 18.

me hubiera gustado llevar la cámara.

Ale dijo...

Bueno, no conozco a la banda... realmente no tengo idea de quienes son. Pero evidentemente produjo en vos unos sentimientos terribles, que aún no sabes cómo expresar.

Es genial cuando sucede eso con la música. Nunca hay que dejar de seguir a esa banda entonces ;)

arcibel dijo...

yo tb estuve ahi, y entiendo lo q te pasa, es algo tan envolvedor, tan fuerte y a la vez tan fragil..., tan hermoso q es indescriptible.

Payton Glass dijo...

No lo he escuchado. Pero es cierto lo que dice Ale, si te sientes así cada vez que los oyes (ya no en vivo, sino hasta escuchándolo en el radio), no es mala idea seguir a la banda.

florentín dijo...

A mí se me piantaron un par de lagrimones, claramente bien disimulados. Pedazos de felicidad, gracias a Lisandro. ¡Sí, felicidad, no alegría!

Me encantó ser feliz con ustedes, en rigor de verdad con uno y medio de ustedes.

Gracias...

¡Beso!

turquezulina dijo...

Esa noche en la Trastienda será uno de los momentos más inolvidables de mi vida. Es cierto, es difícil de explicarle al que no estuvo ahí lo que alguien como Lisandro y su música te pueden hacer sentir. Y el público. ¡Qué buen público!!! No nos conocemos, pero yo también estuve ahí, y me emocioné hasta la médula... Me encanta que lo compartamos. Saluditos!

Ale dijo...

muchas merci por la recomendación!